La Catedral de la Natividad de Nuestra Señora, en Baeza.

05 de Septiembre de 2019

La Catedral de la Natividad de Nuestra Señora, en Baeza.

 

Está edificada sobre sucesivas construcciones en el mismo emplazamiento originalmente fue un templo romano, que más tarde fue mezquita y en 1147 durante el reinado de Alfonso VII se convirtió al culto cristiano bajo la advocación de San Isidoro.

Tras conquistar Fernando III definitivamente Baeza en 1227, el edificio será definitivamente consagrado como templo cristiano con el título de "Natividad de Nuestra Señora". Fue la primera consagrada en Andalucía y está catalogada como Monumento Nacional (hoy Bien de Interés Cultural) desde el año 1931.

Las numerosas transformaciones son la causa que el templo tenga elementos de diversas épocas, aunque el carácter dominante es renacentista del siglo XVI.

El cuerpo inferior de la torre, alminar, es el más antiguo, así como los tres arcos islámicos, que están cegados y ocultos, los cuales se encuentran en la torre (siglo XI). Las gárgolas y la cornisa se le añadieron en el siglo XIII.

En el siglo XIV, se levanta un nuevo cuerpo, así como las arcadas del claustro y las capillas mudéjares. En 1529 se inicia la edificación de la nueva catedral gótica, bajo la dirección de Ginés Martín de Aranda, pero ésta queda muy dañada a consecuencia de su desplome en 1567.

Los elementos propiamente renacentistas fueron añadidos por el arquitecto Andrés de Vandelvira, encargado de dirigir la reconstrucción. Sin embargo, se conservaron los pilares y las bóvedas de la cabecera. A la muerte de éste en 1575 le suceden Cristóbal Pérez y Juan Bautista Villalpando, culminándose finalmente la construcción del templo en 1593 bajo la dirección de Alfonso Barba.

En el exterior conserva dos puertas en la fachada principal, la del Perdón data del siglo XV, de estilo gótico queda dividida en dos cuerpos, en el inferior, la puerta está enmarcada por pilastras corintias pareadas con hornacinas entre ellas, en el superior destaca el magnífico relieve con escenas de la Natividad, así como las ventanas, rematadas con un frontón, obra de Juan Bautista Villalpando. La segunda puerta, la de la Luna, está datada en el siglo XIII, de influencia morisca y sobre la misma un rosetón gótico del siglo XIV con puntas de diamante, hojas y cabezas.

En el extremo noroeste se levanta la torre de planta cuadrada de origen árabe y que sufrió sucesivas reformas de los siglos XIV, XVI y XIX.

Entre la puerta y la torre se encuentra un muro antiguo reforzado, donde se abría la anterior puerta gótica, de la que se conserva un arco con puntas de diamante y debajo una hornacina renacentista con una escultura de la Virgen.

En el interior los dos primeros tramos de la cabecera cuentan con pilares góticos y bóvedas de crucería. Debemos destacar la reja renacentista de la capilla del Sagrario, la del antiguo coro y la de la sacristía, esta última de estilo gótico. El claustro también es de estilo gótico y tiene tres capillas mudéjares y una gótica. La capilla Dorada es la más importante de la catedral. Es renacentista con clara influencia italiana. También debemos resaltar el  retablo mayor, de estilo barroco.

Catedral de Baeza

La Catedral se encuentra ubicada en la Plaza de Santa María donde también se alza la histórica fuente de Santa María. La Catedral es otro de los edificios que muestran la huella inconfundible de Vandelvira, sobre todo en la Capilla Dorada y en la de San José, aunque se observan también influencias de Diego de Siloé.

Sin duda es el monumento más frecuentado en Baeza y forma parte del recorrido de nuestra ruta cultural guiada por la ciudad histórica. ¿Vienes y te lo contamos?

Foto de portada: Javier Tamargo Santisteban

Entendido

Nuestra web utiliza cookies. Más información aquí.